Pacientes

Las enfermedades alérgicas son consecuencia de una reacción de nuestro sistema inmunológico ante una sustancia que éste considera como algo extraño. Este sistema, juega un papel de defensa, ante posibles microorganismos o sustancias que podrían causarnos enfermedades.

Cuando existe una alergia, el sistema inmune actúa contra una sustancia, normalmente inocua, que considera como algo extraño y desarrolla contra ella, una reacción inflamatoria con unas características especiales.

La sustancia que inicia la reacción es normalmente una proteína y se llama alérgeno. En respuesta, el organismo fabrica otra proteína contra ella que se llama anticuerpo. Los anticuerpos pertenecen a un grupo especial de proteínas que se llaman Inmunoglobulinas.

Los anticuerpos encargados de neutralizar a los alérgenos, pertenecen a una clase de inmunoglobulinas, que es la Inmunoglobulina E, también llamada IgE.

En un primer contacto con el alérgeno, el organismo fabrica IgE contra el mismo. A este proceso se le denomina sensibilización. A partir de aquí, cualquier exposición posterior al alérgeno generalmente va a ocasionar síntomas característicos de las reacciones alérgicas.

La IgE formada en el proceso de sensibilización viaja por el organismo y se queda fijada a determinadas células: mastocitos basófilos. Cuando hay otros contactos con el alérgeno, estas células se rompen y liberan una serie de sustancias mediadoras de la inflamación como la histamina que son responsables de la reacción alérgica inflamatoria, cuyos síntomas pueden ser rinitis, conjuntivitis, urticaria, asma...etc

Cada tipo de IgE está dirigido a un determinado alérgeno, es decir, son específicos, de tal manera que una persona que solo fabrique IgE contra el pelo de gato no va ser alérgico a otras sustancias. Estos pacientes se dice que están monosensiblizados, ya que tan sólo están sensibilizados a un único álergeno.

En contraste con lo anterior, existen personas que fabrican Ig E contra varios alérgenos y se les denomina polisensibilizados.

No se conoce el proceso por el cual una persona se hace alérgica y otra no, pero sí se sabe que aquellos que tienen antecedentes familiares, son más propensos a padecer enfermedades alérgicas

Alergia, es una reacción inflamatoria exagerada del sistema inmunitario al contacto con una sustancia que el organismo considera como algo extraño.

Una vez diagnosticada la alergia, existen distintos tipos de tratamiento.

Medidas de evitación ambiental

La primera medida para evitar que se desencadene una reacción alérgica es la prevención, es decir, evitar el contacto con el alérgeno causal. Esta medida no siempre es posible, sobre todo cuando la alergia es respiratoria.

Tratamiento sintomático

Otra medida sería el uso de fármacos para el tratamiento de los síntomas. Los medicamentos más frecuentemente usados en el proceso alérgico son antihistamínicos, corticoides, descongestionantes nasales, colirios…etc. Tras el tratamiento con este tipo de medicamentos, los síntomas son controlados de forma temporal.

Inmunoterapia o vacunas para la alergia

Las vacunas para la alergia o inmunoterapia, son el único tratamiento de la enfermedad alérgica disponible en el mercado que trata la causa de la enfermedad. Con este tratamiento, además de aliviar los síntomas de la alergia y disminuir la cantidad de medicamentos a tomar, modifica la evolución natural de la enfermedad.

Los tres pilares del tratamiento de la alergia son; evitación del alérgeno, tratamiento de los síntomas e inmunoterapia específica para alérgenos.

De acuerdo al lugar donde se produce la reacción inflamatoria, tendremos las diferentes enfermedades alérgicas.

Rinitis, conjuntivitis, asma, dermatitis atópica, eczema y urticaria, son las enfermedades alérgicas más comunes.

Si la reacción es en la piel, podemos tener una dermatitis atópica, también llamada eczema, una enfermedad que suele aparecer en la infancia y que consiste en el enrojecimiento de la piel y picor. También puede aparecer urticaria, que se caracteriza por la aparición de ronchas en la piel también con picor. A a veces, puede ir acompañada de hinchazón de labios y parpados y recibe el nombre de angioedema.

Si la reacción es en la nariz, tendremos una rinitis, que cursa con picor, obstrucción nasal, goteo nasal y estornudos. En la mayor parte de los casos, también afecta a los ojos produciendo conjuntivitis con picor, enrojecimiento de los ojos y lagrimeo. La rinitis que aparece exclusivamente en primavera-verano se llama estacional en contraste con la perenne que es la que da síntomas durante todo el año.

Cuando la reacción alérgica se produce en los bronquios, estos se obstruyen, lo que dificulta la circulación normal del aire a su través, por lo que al pasar se produce un ruido característico denominado sibilancias. Al mismo tiempo, el paciente tiene dificultad para respirar (disnea), tos y opresión en el pecho, siendo estos síntomas propios del asma alérgico. La mayor parte de las veces los pacientes con asma tienen también rinitis.

Cuando el paciente tiene alergia a un alimento, al ingerir este, se produce una inflamación en su aparato gastrointestinal denominada gastroenteritis, que puede implicar a su vez la aparición de dolor abdominal, vómitos y diarrea. Al mismo tiempo, como consecuencia de la absorción del alimento implicado puede aparecer urticaria.

Hay casos especialmente graves en donde hay una liberación masiva de sustancias inflamatorias en todo el organismo y el individuo desarrolla una reacción global que denominamos anafilaxia.

Algunos síntomas de anafilaxia son: sentimiento de calor, enrojecimiento, hormigueo en la boca o urticaria con picor. Otros síntomas pueden ser sensación de mareo, disnea, opresión en la garganta, ansiedad, dolor/calambres, y/o vómitos y diarrea.

Si la anafilaxia produce un compromiso del corazón y el sistema circulatorio, conduciendo a un cuadro de tensión muy baja con pérdida de conciencia y shock, estaríamos ante un shock anafiláctico.

La anafilaxia es especialmente frecuente en las personas alérgicas a veneno de abeja o avispa cuando son picadas por el insecto. También es una manifestación muy frecuente en las alergias a medicamentos y látex.

Los síntomas más característicos de las reacciones alérgicas son: picor nasal, lagrimeo, conjuntivitis, estornudos, goteo y obstrucción nasal, tos, dificultad para respirar, piel enrojecida e hinchazón.

HAZ CLIC PARA DESCARGAR

Sintomas alergia

HAZ CLIC PARA DESCARGAR

Tipos Alergia alergia

 

Las enfermedades alérgicas, son una de las enfermedades crónicas más frecuentes. A nivel mundial los expertos estiman que entre el 30% y el 40% de la población está afectada por una o más enfermedades alérgicas.

En la actualidad, se estima que existen 10 millones de alérgicos en España.

Principales alérgenos que causan alergia

Hay matices con respecto a la edad, ya que por ejemplo, las alergias a alimentos y la dermatitis son más frecuentes en la población pediátrica y a medida que el niño va creciendo, también van apareciendo diferentes problemas respiratorios como rinitis o asma. Este proceso se llama “la Marcha Alérgica”.

El pico máximo de incidencia de la alergia se sitúa entre los 14 y 24 años.

En España, los alérgenos alimentarios más importantes son la leche de vaca, el huevo, el pescado y los frutos secos. En muchos niños las alergias alimentarias son transitorias y desaparecen cuando crecen.

Con respecto a los alérgenos inhalados, hay alérgenos que llamamos de interior como son típicamente los ácaros, los epitelios de animales y en menor medida hongos. Por su parte, los alérgenos de exterior son básicamente los pólenes y las esporas de hongos.

En general, el individuo desarrolla alergia a aquellos alérgenos a los que está más expuesto y esto es especialmente notable en los pólenes. En este sentido, la alergia a este tipo de alérgenos depende de aquellos pólenes que existan en el área geográfica del paciente alérgico.

Porqué la prevalencia de la alergia está aumentando

En general, para desarrollar una enfermedad alérgica existen dos factores fundamentales:  carga genética y exposición ambiental.

En los últimos años, las enfermedades alérgicas han tenido un considerable incremento. Esto no se explica por cambios genéticos, ya que son muy lentos y por lo tanto serían los factores ambientales los responsables del desarrollo de la patología alérgica.

Otros motivos son:

  • El aumento de la polución ambiental es otro posible motivo del incremento de las enfermedades alérgicas, ya que se cree que algunos contaminantes como los gases generados tras la combustión de motores diésel, aumentan las posibilidades de sensibilización.
  • El estilo de vida también afecta, ya que la población está un mayor tiempo expuesta en el domicilio a contaminantes, como el humo de tabaco o alérgenos como los ácaros.
  • La no exposición a agentes infecciosos y el tratamiento antibiótico también pueden ser causa de alergia. El sistema inmunológico no madura al no estar estimulado y se desvía a producir enfermedades alérgicas y autoinmunes.

Cualquier sustancia natural puede producir alergia, bien a través de la respiración, de la ingestión o bien por contacto. A esta sustancia se le denomina alérgeno.

¿Qué sustancias pueden provocar alergia?

Cualquier sustancia natural puede ser causante de alergia en nuestro organismo; dicha sustancia se le denomina alérgeno, y los principales agentes causales del proceso alérgico son:

ÁCAROS: Son pequeños “bichitos” de tamaño microscópico, que viven en domicilios y se encuentran en el polvo doméstico y superficie de las cosas. Se alimentan de nuestras células muertas y de cualquier tipo de proteínas del ambiente, y son causantes de reacciones alérgicas en un porcentaje elevado de la población.

PÓLENES: Son granos microscópicos que se hallan en las flores de las plantas, se expanden por el aire y al respirarlos producen reacciones alérgicas. Los más frecuentes son:

  • Pólenes de Gramíneas
  • Pólenes de Plantas
  • Pólenes de Árboles

HONGOS: Son un grupo de seres vivos, que se desarrollan sobre cualquier superficie y se reproducen por medio de esporas, las cuales son diseminadas principalmente por el viento y son causantes de aproximadamente el 10% del asma de origen alérgico.

ALIMENTOS: Cualquier alimento o condimento de una comida puede llegar a desencadenar una reacción alérgica. Los alimentos más frecuentes son: leche, huevo, pescado, mariscos, frutos secos y frutas.

VENENO HIMENÓPTEROS: Los principales causantes de alergias por picaduras de insecto son las abejas y las avispas. Pueden producir reacciones tipo hinchazón y picor, pudiendo llegar a desencadenar reacciones graves y en algunos casos anafilaxia.

EPITELIOS ANIMALES: Las sustancias presentes en el pelo de ciertos animales, pueden provocar alergia. Entre los animales más alergénicos se encuentran los gatos, los perros y los caballos.

MEDICAMENTOS: Cualquier fármaco puede provocar alergia. Se debe evitar el consumo de medicamentos sospechosos de ser causantes de una reacción alérgica, e informar al especialista en caso de que se desencadene una reacción a fin de iniciar un estudio alergológico.

Los pólenes, ácaros, hongos, alimentos, venenos himenópteros, epitelios y medicamentos pueden ser sustancias causantes de una reacción alérgica.

HAZ CLIC PARA DESCARGAR

Causas alergia

  • 1
  • 2

CONTACTE CON NOSOTROS RELLENANDO LOS SIGUIENTES DATOS

Le informamos que los datos que Vd. nos ha remitido serán tratados por LABORATORIOS DIATER S.A. con domicilio en Avda. Gregorio Peces Barba, 2 Parque Tecnológico de Leganés, 28918 Leganés (Madrid), sus datos de carácter personal para mantener y gestionar el contacto con Vd. así como responder a las consultas que Ud. nos remita. 

Sus datos se conservarán durante 1 año desde que Vd. nos remitió su consulta.

Dicho tratamiento se basa en su consentimiento. Le recordamos que Vd. puede retirar su consentimiento en cualquier momento.

Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación y/o portabilidad, así como efectuar cualquier consulta o sugerencia en relación con el tratamiento de sus datos de carácter personal, dirigiéndose al Delegado de Protección de Datos (DPD) a través de alguno de los siguientes medios, acompañando copia de su DNI o documento identificativo equivalente:

(i). Mediante correo electrónico que deberá dirigir a la dirección lopd@diater.com

(ii). Correo postal dirigido a LABORATORIOS DIATER S.A. con dirección en Avda. Gregorio Peces Barba, 2 Parque Tecnológico de Leganés, 28918 Leganés (Madrid).

Tiene derecho a presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), autoridad competente en materia de protección de datos por escrito dirigido la sede de dicho organismo.

Link a la política de privacidad

security image

CONTACTE CON NOSOTROS

914 96 60 13
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Comparte en:
Síguenos en:
Área profesional